"Este año lo tenemos prácticamente perdido"

Manolo Aguilera, asesor de empresas, nos habla de la grave crisis económica que arrastra el Covid-19

Javier Milena  |  6 de abril de 2020
Manolo Aguilera, fondo izquerda, rodeado de parte de su equipo de Grupo Asesor/ GA
Manolo Aguilera, fondo izquerda, rodeado de parte de su equipo de Grupo Asesor/ GA

Manolo Aguilera, alboloteño de 59 años es asesor de empresas con una dilatada experiencia en el sector desde hace 32 años. Actualmente está al frente del Grupo Asesor, actividad que compatibiliza con la de funcionario de la Junta de Andalucía. En el momento en el que recibe nuestra llamada –jueves 02 de abril-  se encuentra repasando las más de 80 páginas del cuarto decreto ley aprobado por el Gobierno desde que se decretó el estado de alarma. Ese acelerado y constante cambio normativo trae de cabeza a los asesores de empresas que no dan a basto a digerir la nueva normativa emanada de esta crisis. El sector está a tope de trabajo y el producto estrella de estos días es la tramitación de ERTES.

A su juicio, la palabra que mejor define la situación actual es incertidumbre. “A nivel empresarial lo que me transmiten las pymes y los autónomos es incertidumbre, una incertidumbre lógica por el momento actual y también económica en cuanto al tiempo que se tardará en recuperar la situación, porque hay un desconocimiento real de lo que está pasando”, explica

“A nivel personal no quiero ser pesimista, pero sí realista”. “Esto es una guerra total”. “Primero es una guerra sanitaria y luego vendrá la guerra económica donde, sin duda, lo vamos a pasar todos muy mal y donde va a ser muy difícil relanzar la locomotora productiva y económica de España, sobre todo porque un 65% de ella la ocupa el turismo”. Aguilera vaticina que el relanzamiento de la actividad será a medio plazo y que “este año 2020 lo tenemos prácticamente perdido”.  

En su análisis también lamenta la “falta de honradez” con la que están actuando los mercados.  “La volatilidad está afectando bastante a la tranquilidad de los pequeños y medianos empresarios de cara a proyectos futuros y por otro lado hay sectores que se están aprovechando de la crisis, y no hay más que darse una vuelta por el supermercado para comprobarlo”, explica. La resistencia del aparato logístico también se suma a las incertidumbres de Aguilera. “Ese no saber cuánto va a durar esto ni cómo van a reaccionar los mercados y si el aparato logístico va a ser capaz de aguantar es el marco en el que nos estamos moviendo”, resume.

Preguntado por las medidas emprendidas por el Gobierno, expresa con rotundidad que se podía haber hecho más, “aunque reconozco que esto es como cuando vas al fútbol, al final todos acabamos siendo entrenadores”. Desde su posición alaba las medidas destinadas a las familias y a los sectores más vulnerables aprobadas en el decreto del 31 de marzo, aunque critica abiertamente que al sector industrial “se la ha dejado al albur y es el gran olvidado”. “Es verdad que ahora se pueden aplazar durante seis meses la cuota de los autónomos, pero se ha hecho después de cobrarnos la mensualidad”, y considera cortos los seis meses de aplazamiento. “Hasta mediados de mayo, siendo muy optimistas, no podremos empezar a producir y se hará a un ritmo muy ralentizado por lo que nos metemos en el verano, que no son meses buenos, y en septiembre ya hay que empezar a pagar y muchos autónomos no van a estar en condiciones de poder hacerlo”. “El Gobierno no ha sido sensible  y ha sido un grave error, las medidas han sido muy flojas y han llegado tarde”. “Lo primero que se tenía que haber hecho es congelar el pago de autónomos desde la fecha de cierre porque las ayudas se necesitan desde el minuto cero y no dentro de cuatro o cinco meses”. Aguilera también echa en falta partidas específicas para autónomos y pymes para que no se hayan producido tantos ERTES, más de 4.000 en Granada. “Echar a andar eso va a ser muy complicado” y calcula que un 25 o 30% de los autónomos que han cerrado ya no volverán a subir la persiana tras la crisis, “lo que supondrá un duro golpe para el empleo y la economía”.

En su despacho trabajan seis personas, que ahora lo hacen a destajo, algunos desde casa treletrabajando. “En una semana y media han salido cuatro reales decretos y una orden de la Junta de Andalucía y muchas modificaciones porque se han redactado con prisa”, señala.  A la labor de asistencia a empresas y tramitación de ERTES se suma también el período de pago de impuestos previsto para mediados de abril y la campaña de la renta, entre otros servicios.  “Es un lío estrepitoso que hace que estemos ahora muy agobiados, aunque con ilusión porque tenemos la fortuna de venir a trabajar a diario y de poder echar una mano para que no cierren más empresas”, concluye

Noticias relacionadas
07/06/2022 | Ester Leal

El candidato de Vox, por la lista de Granada al parlamento andaluz desgrana su programa electoral

21/04/2022 | Javier Palma

El director deportivo del FC Cubillas confía que el equipo siga luchando por jugar la Copa Andalucía