Las monitoras de comedor de las guarderías expresan su malestar por su futuro laboral

El equipo de gobierno pretende racionalizar el servicio reduciendo las contrataciones externas

Esther Leal  |  18 de mayo de 2016
Reunión entre la alcaldesa, Concepción Ramírez, y al concejala de cultura, Lidia Milena, con las monitoras de los comedores
Reunión entre la alcaldesa, Concepción Ramírez, y al concejala de cultura, Lidia Milena, con las monitoras de los comedores

En el capítulo de ruegos y preguntas del último Pleno celebrado en el mes de mayo las monitoras de comedor de las guarderías municipales expresaron por escrito su preocupación por la continuidad de su puesto de trabajo de cara al próximo curso escolar. Pidieron explicaciones al equipo de gobierno sobre la decisión de reducir de siete a tres el número de monitoras a partir de septiembre y exigieron una solución para mantener sus empleos y garantizar la adecuada atención a los niños y niñas de primer ciclo de educación infantil en los centros públicos de Albolote y El Chaparral. Tras el ambiente crispado que se vivió en la sesión plenaria, la alcaldesa Concepción Ramírez y la concejala de educación, Lidia Milena se reunieron con las trabajadoras afectadas para explicar la situación.

La concejala aclaró  que “el convenio suscrito con la Junta de Andalucía para el funcionamiento de las guarderías municipales cumple la ratio estipulada de niños por cuidadora; por tanto, la contratación de personal externo de apoyo para el comedor es un extra ya que no es necesaria para garantizar la correcta atención de los menores en los centros infantiles”. En este sentido explicó que “el funcionamiento de las escuelas  de cero a tres años es distinta al resto de colegios, ya que a partir de las doce y media todo el personal debe ocuparse de  dar de  comer a los menores y es función propia de dicho personal  su alimentación”.  La concejala recordó a las monitoras que no han sido contratadas directamente por el Ayuntamiento sino por una empresa que es la presta el servicio de cáterin y explicó que”dicho servicio se ha sobredimensionado y es objetivo del equipo de gobierno racionalizarlo y reducir el gasto público garantizando una correcta atención de los menores. Para ello está previsto en las bases para la contratación del cáterin el próximo curso pasar de siete a tres monitoras haciendo hincapié en que con el personal propio el servicio está plenamente cubierto”. La alcaldesa informó que estas contrataciones de apoyo al comedor sólo se han producido en las guarderías municipales de Albolote.

Titulación exigida

Otro de los aspectos de esta problemática es que las empleadas que actualmente prestan este servicio de apoyo no tienen la titulación exigida por la Junta de Andalucía que desde el año 2009 obliga al personal externo que trabaja en las guarderías públicas a disponer del  título de técnico superior en educación infantil o cualquier otro declarado equivalente a efectos académicos y profesionales. Dicha formación es obligatoria y afecta a las monitoras de comedores tal y como ha ratificado el delegado de Educación, Germán González, en contestación a la consulta realizada por el propio Ayuntamiento para aclarar este extremo. La concejala explicó que “cuando entró en vigor la norma que obliga a tener dicho título se dio un plazo de cuatro años para que las empleadas que estaban prestando el servicio pudieran adquirir esta formación, pero que no se les informó de ello y  actualmente seis de las siete monitoras  no tienen la capacitación obligatoria para trabajar en este sector”.

 Lidia Milena se comprometió con las afectadas a ir de la mano a los sindicatos para pedir responsabilidades a la empresa y al gobierno anterior por no haber informado a las empleadas de esta normativa, situación que les perjudica ya que no se pueden seguir desarrollando este trabajo el próximo curso.

 

Noticias relacionadas
21/04/2022 | Ester Leal

La subida aprobada supone un incremento del 7 por ciento en la factura

05/02/2021 | Ester Leal

Se ha desestimado una moción de Podemos para agilizar la ley de bioclimatización en las aulas