Imprimir esta noticia
REPORTAJES

La primera cerveza made in Albolote

Granada Beer Company fabrica y distribuye desde Albolote tres variedades de cerveza artesana

Javier Milena | 27 de octubre de 2020
Luis Fernando muestra los tres tipos de cerveza artesana que a día de hoy salen de la fábrica de Albolote.
Luis Fernando muestra los tres tipos de cerveza artesana que a día de hoy salen de la fábrica de Albolote.

En una de las naves del vivero de empresas del Centro Andaluz de Emprendimiento (CADE) de Albolote, justo en la esquina de la avenida Jacobo Camarero con la calle Albuñol, se encuentra Granada Beer Company donde se fabrica la primera cerveza comercial artesana de Albolote y una de las pocas del área metropolitana de Granada a fecha de hoy.

Luis Fernando Castañeda, natural de Peligros, es el socio mayoritario de esta primera y modesta fábrica cervecera alboloteña y un apasionado de la cerveza. “Me gusta más hacerla que beberla”. “Ver cómo partiendo de un buen agua y lúpulo haces cerveza es un proceso espectacular”. “Es un mundo más complejo incluso que el vino”, explica.

Esa pasión le arrastró hace varios a años a dejar su empleo de broker de bolsa para montar, primero su propio local de cerveza artesana en Granada, El Fermentador, y más recientemente, su propia fábrica, Granada Beer Company. Por el camino también ha llevado a cabo un ambicioso plan de formación en este amplio mundillo de matices y aromas.

La empresa echó a rodar en 2019 y a pesar de la actual situación de crisis lucha por sobrevivir y dar a conocer su productos. Fernando, junto con otros dos socios, Samuel y José Luis, forjaron la idea de montarla tras conocerse en un curso de fabricación de cerveza en la Universidad de Alicante. Dicho y hecho y así fue como solicitaron un espacio al CADE de la Junta de Andalucía y así fue como acabaron montando la fábrica en una de las naves que este organismo tiene en Albolote. La cesión del espacio ha sido una de las pocas ayudas que han recibido hasta el momento en su aventura empresarial.



Tras unos primeros meses de adecuación de la nave y de adquisición de costosa maquinaria, la primeras botellas de cerveza salieron de la fabrica en noviembre de 2019, hace apenas un año. “Hemos tenido un buen acogimiento, cada vez más gente del pueblo conoce nuestra cerveza y se acerca a conocer la fábrica”, explica.

Reconoce que las crisis del Covid también les ha pasado factura y les obliga a reinventarse cada día. “Hasta febrero la cosas iban bien, ahora como muchos de nuestros clientes son del ocio nocturno hemos tenido un bajada de ventas significativa y hemos tenido que tirar de amigos, de la venta online y también estamos intentando abrir nuevos canales para entrar en alguna línea de distribución de supermercados”.

Usan el agua de la red de Albolote a la que someten a un proceso de ósmosis inversa para eliminarle sales e impurezas y tras dejarla limpia llevan a cabo la elaboración de la cerveza. “Lo hacemos por lotes y en cada uno de ellos embotellamos unos 2.100 tercios”. Este proceso lo llevan a cabo una o dos veces al mes, en función de la demanda. La empresa se ha decantado por tres tipo de cerveza en este primer año de vida empleando principalmente lúpulos nacionales. “Una cerveza de trigo tipo alemana, otra roja estilo irlandés y una cream ale de estilo americano fácil de beber con la que hemos ganado la medalla de oro de la Barcelona Beer Chalenger”, explica Fernando. Esta última es el producto estrella de la fábrica, la que más salida tiene, aunque todas ellas son de una graduación similar a las cervezas que podemos encontrar en el mercado, unos 5 grados, por lo que son cervezas fáciles de consumir.

“Todas ellas se pueden adquirir en algunos locales de hostelería del centro de Granada, también en algunos comercios especializados y a través de nuestra tienda online en nuestra página web”, explica Fernando, quien también recuerda que la empresa abre sus instalaciones de Albolote todos los viernes, sábados y domingos de 13 a 17 horas para ofrecer visitas guiadas y degustación de sus cervezas y, por su puesto, como punto de venta. “Cada vez viene más gente a conocernos”, recalca.

El objetivo de la empresa a corto plazo “es conseguir estar a máxima capacidad de producción y seguir con nuestros cursos de elaboración y hacer nuestras visitas y nuestras catas y maridaje”. “Queremos seguir divulgando esa cultura cervecera y que se conozca que hay otras maneras y otras marcas”. De momento ninguno de los tres socios vive de la fabricación de cerveza, aunque es uno de sus retos. “Este es nuestro punto de partida para poder vivir de la cerveza y dedicarnos a tiempo completo en un futuro, aunque para ello tenemos que tener una rotación de cervezas y fabricar al menos siete u ocho lotes al mes”. De momento, apenas fabrican dos.

De cara al futuro, el empresario manifiesta su deseo que quedarse por la zona de Albolote cuando finalice su acogimiento en el CADE dentro de cuatro años, principalmente por su cercanía a Granada y por la comodidad del metro. “En un futuro queremos buscar un espacio donde se monte la fábrica con un restaurante dentro, donde la gente pueda venir a vernos y podamos vincular la cultura cervecera a la oferta gastronómica”, concluye.

Más fotos:

El empresario nos muestra detalles de la fábrica ubicada en una de las naves del CADE de Albolote